Archivo de la categoría: humor

Otras 20 frases de Vetusta Morla para usar en Instagram


Hace casi dos años que publiqué este post con 50 frases de Vetusta Morla que se podían usar para Instagram. Realmente son frases que sirven para practicamente cualquier red social: Twitter, Facebook, Tumblr… Desde entonces hasta ahora, los de Tres Cantos se han embarcado en nuevos proyectos tanto musicales como literarios y, finalmente, han sacado un nuevo disco: “Mismo sitio, distinto lugar”. De este, y del single que sacaron para cerrar el ciclo de “La deriva” (con la que es, para mi gusto, la mejor canción del grupo: “Profetas de la mañana” cuya versión con Xoel López puedes ver aquí), he recopilado 20 nuevas frases para seguir dando vida a nuestras redes.

Te lo digo a ti

“Hacia dónde caminan los besos inciertos cuando resbala la madrugada.” Profetas de la mañana

“Harto de alardear de mis delitos, busco refugio en los amigos en las sombras de este bar.” Puntos suspensivos

“La aurora me dejó a los pies de mí mismo.” Deséame suerte

“Las luces de navidad son señuelos que sirven para atrapar la soledad.” El discurso del rey

“Es tarde para la amnesia, pronto para irnos intactos.” Consejo de sabios

“Haz que este baile merezca la pena, yo haré lo propio con esta canción.” 23 de junio

“Puedo coserte un ramillete de amenazas, un amasijo de rencores por saldar, la trama de tu venganza.” Guerra civil

“Fiel monarca de encimera, peso muerto, puro cuento, timonel de garrafón.” Te lo digo a ti

“Seré la llaga, la venda y el dolor”. Punto sin retorno

“Y aunque el patio no tenga su abril, se haga bruma en medio del dial.” La vieja escuela

Deseame suerte

“En el auxilio del penúltimo bar, en el beso más lento.” Mismo sitio, distinto lugar

“Podría ser yo el próximo gancho en tu labio superior, tu próximo nudo en la garganta.” Palmeras en La Mancha

“En la Roma o en San Telmo, en Parla o en Malasaña se acuesta la misma historia, soñando con ser soñada.” Profetas de la mañana

“Fin de la temporada, adiós queridos guardaos bien que viene el frío. Ya nos veremos por allá.” Puntos suspensivos

“Todos necesitamos luz en la penumbra y un villano honrado en quien creer.” Deséame suerte

“Tienes la forma precisa, guardas la herencia del mármol.” Consejo de sabios

“Cruza los dedos por mí y antes de que vuelva a mirar busca el viento a favor” 23 de junio

“Ya has ganado, sal a celebrar, pero si me ves de frente, mira a otro lugar.” Te lo digo a ti

“Me despierto con una intuición: son los últimos de un viejo clan.” La vieja escuela

“Hemos sido un amante impar y ahora el circulo vuelve a cuadrar.” Mismo sitio, distinto lugar

Si este post os sirve de inspiración para vuestras publicaciones ¡Hacédmelo saber!

Anuncios

Lee (Versión 2017)


¿Quién no recuerda el maravilloso clip de “La bola de cristal” que nos recomendaba nos pusiéramos a leer?

Pues ya iba siendo de actualizarlo un poco al siglo XXI con personajes que, si no quieres ser como ellos, lee

Y recuerda.

Si no quieres ser como ellos, lee.

50 frases de Vetusta Morla para usar en Instagram


***ACTUALIZACIÓN*** Ya podéis ver otras 20 frases de Vetusta Morla para usar en Instagram incluyendo las de su nuevo disco “Mismo sitio, distinto lugar”.

Vetusta Morla es uno de los grandes referentes musicales de la actualidad, abarrotando estadios y llegando a lo más alto de las listas de ventas.

Además tienen esas letras ambiguas, profundas e intensas que nos pueden ayudar a poner títulos a nuestras fotografías de Instagram.

Hay canciones que podrían servir enteras para títulos de Instagram, pero aquí ponemos sólo cincuenta frases que pueden servirnos para ponernos interesantes:

No hay principio ni final, sólo lo que quieras ir contando. (Al respirar)

Con vivos, muertos, brindando juntos por un año más, un año menos que dolerse de esta herida y de esta luz. (Año nuevo)

Y un espejo roto en la pared descompone en mil pedazos la piel donde escondí todo aquel calor. (Autocrítica)

Surrealismo abdominal sin desvelar, es mi tierra soñada (Baldosas amarillas)

nos creímos tan fuertes como héroes de guerra (Boca en la tierra)

esclavo de su urgencia y su velocidad (Canción de vuelta)

Hoy he vuelto a hacer trinchera en la ventana para descifrar sus nichos de luciérnagas. (Cenas ajenas)

lleva a cabo mi propósito de ser cuchillo y presa a la par (Cuarteles de invierno)

porque ya cayó el dictador o eso dice la radio (El hombre del saco)

Te llevaste la solución y me quedé el interrogante. (Fiesta mayor)

Dejaron mantas en el vestidor y los cerrojos para estar tranquilo. (Fuego)

no nos dejaron mapas de la oscuridad. (Golpe maestro)

He enterrado cuentos y calendario, ya cambié el balón por gasolina, (La deriva)

Él juró poner a su nombre la gravedad, (La gravedad)

Polvo en flor, el guiño del cursor, las cartas de amor del banco. (La grieta)

algas tejidas en forma de desengaño (La marea)

Conté hasta tres para escapar, busqué la estela hasta un altar, (La mosca en tu pared)

En la sala de espera de este otoño sin respiración, (Las salas de espera)

tal vez lo insignificante se aliste en un barco de nuez. (Lo que te hace grande)

El futuro se vistió con el traje nuevo del emperador, (Los días raros)

Hablemos de ruina y espina, hablemos de polvo y herida, (Maldita dulzura)

Si callo y otorgo, si dejo el silencio entrar, envío postales sin sellar. (Mapas)

Dormí toda mi sed durante años para conquistar calles dormidas, islas de ciudad. (Mi suerte)

En las sombras me veo al revés,  en los libros me encuentro mejor. (Pequeño desastre animal)

Siembro minas en mi cuerpo y pólvora en la sien. (Rey Sol)

pon en tu tumba que no es el final, tu rastro no se puede borrar. (Saharabbey road)

puedo perderme en la obviedad, (Sálvese quien pueda)

Carne de meta volante, flota de medusas al sprint, agosto llega al fin, septiembre ya está aquí (Tour de Francia)

Por las noches atrapamos corazones asfixiados y disparos en su honor. (Un día en el mundo)

Yo no voy a contar lo mejor, a ocultar lo peor, me pongo el mejor chaqué. (Valiente)

Ser valiente no solo es cuestión de suerte (Valiente)

vendedores de shock para inviernos apáticos (El hombre del saco)

Trajeron ropas para impresionar, trapos y pieles en forma de abrigo. (Fuego)

pusieron sal en sobres. (Golpe maestro)

Has tenido pulso para engancharme, alistado en ejércitos suicidas, me adentré en el bosque y no encontré al vigía. (La deriva)

Dicen que fue el calor lo que hizo del pulso su piel. (La gravedad)

Un hambre atroz, bombones de licor acechan detrás del humo. (La grieta)

La marea me dejó los versos borrados, la tinta, un borrón, un papel mojado. (La marea)

vi discutir al ying y al yang, apuñalarse por detrás. (La mosca en tu pared)

tal vez cada guiño esconda la llave que intentas tener. (Lo que te hace grande)

toca final, definir el trazo, sintonizar, reagrupar pedazos en mi colección de medallas y de arañazos. (Los días raros)

hablando pasan los días que nos quedan para irnos, yo al bucle de tu olvido, tú al redil de mis instintos. (Maldita dulzura)

conjuro el presente en el retrovisor. (Mapas)

Tal vez las paredes ladren y el techo empiece a correr, (Lo que te hace grande)

Mientras desnudo el ruido de mi mente, saber que estás ahí me hace más fuerte (Mi suerte)

He mezclado en el mismo cajón mis historias, tus fotos y un plan. (Pequeño desastre animal)

Fue quizás un reflejo impostor el que puso en mi mano el puñal. (Pirómanos)

Caí por crecer, callé por hablar, confundo el agua con la sal. (Rey Sol)

Y blasfemamos por Dios, prometemos por vos,
machacamos nuestros cuerpos prietos por un sueño de cartón. (Un día en el mundo)

no quieres hablar del tiempo aunque esté de nuestro lado. (Maldita dulzura)

Pinto en los espejos personajes de ciencia ficción (Pequeño desastre animal)

La oferta de empleo imposible


Una mañana te levantas y descubres en tu correo electrónico una oferta de un portal de empleo que siempre te envía propuestas para trabajos en Vilanova i la Geltrú o Reus (conste que no tengo nada contra esos lugares, seguro que son preciosos y hay gente maravillosa) sin que yo haya indicado que pretenda alejarme demasiado de Madrid. Y decides aplicar a la oferta, en este caso de una ETT. Y hay empieza el drama, que no sabes que lo es, pero termina siéndolo.

A través del enlace del correo vas a la web del portal que te ha enviado el correo, en este caso JobAndTalent que te informa gentilmente que te has apuntado a la oferta de marras. Todo es maravilloso. Todo son parabienes. Entonces vuelves a abrir tu buzón y ves un correo del mismo portal y te dices: “Será la confirmación de que me he inscrito en la oferta”. ERROR. Resulta que tienes que apuntarte en otro portal del cuál te facilitan el enlace (hoy les he subido el ClickThroughRate al encargado del mailing de JobAndTalent) que te direcciona a otro portal de empleo que uso habitualmente, en este caso, Infojobs.

Ahí, después de identificarte con las credenciales de todos los días, llegas a la pantalla de inscripción y te das cuenta de que la han actualizado, la han dejado mucho más chula, acorde con el nuevo estilo que le están dando a todo el portal. En fin, que para inscribirte en la oferta te hacen un cuestionario más largo que el que me ha hecho esta tarde mi médico cuando me ha hecho un reconocimiento y se ha remontado a mis antepasados en Altamira para saber si ese lunar que tengo, cielito lindo, junto a la boca podría tratarse de un tumor. Ya sabéis, esos cuestionarios que preguntan todas esas cosas que dices en tu curriculum, pero que los de RRHH no quieren entrar a leer para evitar dejar pistas. Después de rellenar todos los campos y dar a enviar, te sale la típica pantalla de confirmación a la que, para que negarlo, le haces el mismo caso que a las condiciones de servicio de cualquier programa informático.

Entonces te llega el correo electrónico. El de confirmación de que te has inscrito en la oferta. Pero resulta que aún no has formalizado la inscripción porque tienes que confirmarla en la página web de la ETT, en este caso Manpower. Se te hace tarde pero intentas acceder a la web con la contraseña que crees que tienes. Pero que no funciona, así que solicitas una nueva contraseña, a ver si llega rápido y lo dejas todo gestionado. Pero no llega. Ni rápido ni despacio. Así que decides darte de alta de nuevo en la página. A todo esto, lo dejas a medias porque llevas dos horas con el tema y tienes aún que ir al gimnasio y hacer un par de recados.

Vuelves a ponerte delante del ordenador. Del email que solicitaste para restablecer la contraseña no hay ni rastro. No, en la bandeja de correo electrónico no deseado tampoco. Así que decides darte de alta de nuevo (cosa que te apetece bastante poco porque siempre es un poco tedioso andar rellenando más y más campos con datos personales, profesionales, experiencias, conocimientos, la receta de la tortilla de patata y la confesión de haber asesinado a Kennedy) y la sorpresa es que el correo electrónico que quieres usar ya está registrado. Pero aún no te ha llegado el restablecimiento de contraseña. No, en la bandeja de correo electrónico no deseado tampoco.

Justo cuando te vas a dar por vencido, llega el correo deseado, cambias la contraseña y vuelves a cambiarla hasta que se adecúa a las exigencias del portal (más de seis caracteres, pero menos de ocho, al menos una mayúscula, un signo de puntuación, un símbolo ortográfico y un número y que no signifique nada en arameo) y accedes a tu área privada. Te das cuenta de que la tienes un poco desfasada. Vamos, prácticamente en blanco. Salvo un curriculum en formato txt más triste que una tienda de animales un domingo por la mañana. Haciendo de tripas corazón rellenas los campos típicos pero que se llaman de otra forma y completas todo tu perfil.

Parece que has llegado al último paso. Usas el buscador de la ETT para localizar la oferta de empleo de tus desvelos. Pones el nombre indicado en el primer correo. El que recibiste a primera hora de la mañana. Nada. Pruebas una búsqueda más genérica. Aparece una oferta para Zaragoza. Piensas en afinar por zona geográfica y despliegas el menú de localidades correspondientes a Madrid, donde aparecen las siguientes: Alcalá, Cobeña, Coslada, Meco, San Sebastián de los Reyes, Torrejón de Ardoz y Tres Cantos. Ni rastro de Madrid capital.

A esas alturas, te das por vencido y ves en las ofertas inscrito en Infojobs que ya te han descartado del proceso de selección. Normal, han debido pasar meses desde que has intentado apuntarte a la oferta.