Gang Bang


Suplir la falta de personalidad acatando las órdenes de una persona supuestamente más carismática siempre ha sido uno de los trucos más antiguos para hacerse pasar por alguien con un mínimo de interés.

Las más de las veces, ese ente supuestamente carismático, líder de masas, en realidad no deja de ser un ídolo con pies de barro que, a poco que se rasque, se tambalea (más aún cuando se trata de un ataque frontal a su ego), haciendo que muestre su faceta más débil. La reacción puede variar, pero por lo general, suele optar por una reacción agresiva contra aquello que ha generado el descubrimiento de su debilidad. Es ahí donde entran en juego los acólitos carentes de personalidad, que se dejan enredar por los cantos de sirena del líder que necesita que se le defienda de tal afrenta. Jamás lo hará de forma directa, siempre recurrirá a su camarilla en un intento de mantener sus manos limpias.

Se crea entonces un grupo de acoso y derribo contra la nota disidente, aquella que ha herido el orgullo del líder. Mientras la oveja negra se ha quedado dentro del cercado, no ha habido problema, pero en el momento en el que ha sacado los pies del tiesto, ha levantado la cabeza y ha dicho que ahí está y no piensa dejar que lo pisoteen es cuando arrecia la hostilidad por parte de los acólitos que, en un intento de congraciarse con su líder, cumplen de forma estricta sus órdenes so pena de verse ellos mismos condenados al ostracismo por parte del resto del grupo participante del Gang Bang.

Ya inmersos en el círculo vicioso del insidioso acoso contra el elegido como cabeza de turco, las posibles alianzas estratégicas del grupo se dirigen a reducir los posibles apoyos que éste encuentre con el fin de hacerle claudicar. Craso error cuando el disidente es capaz de resistir sin más apoyo que su personalidad. Eso es lo que desconcierta y aterra al grupo y enfurece al líder, que redobla sus esfuerzos en el intento de hacer pasar al adversario (arbitrariamente elegido) por el aro.

Este momento que describo es según la teoría del mobbing de Marina Parés, la fase de exclusión. Analicemos brevemente el resto de fases:

  1. Seducción: La relación entre líder y acosado es buena. Tanto que el acosado cree que se trata de una amistad mientras el líder se dedica a analizarle para poder buscar grietas y debilidades que aprovechar en el futuro acoso (las más de las veces no lo hace de una forma consciente y, en muchas ocasiones, no necesitará usarlo, sobre todo si la potencial víctima forma parte de su camarilla de acoso)
  2. Conflicto: Coge a la pardilla víctima de improvisto, sin darle tiempo a reaccionar y analizar el problema, el por qué del enfriamiento de la relación. El acosado, inocente e inconsciente, plantea al, hasta entonces aliado, el por qué del cambio de actitud.
  3. Acoso:Pasamos al hostigamiento por parte del acosador, que empieza a aprovechar las debilidades de la cabeza de turco sobre la que proyecta sus carencias.
  4. Entorno: aprovechando la combinación de supuesto carisma con la falta de personalidad en el entorno, el líder lanza sus huestes contra su víctima. Como hienas al acecho, el ejército se convierte en extensión de la actitud del acosador.
  5. Intervención de la empresa: por norma, los estratos superiores tienden a ignorar la batalla que se está librando, confiando en la posibilidad de que el problema se solvente por sí solo.
  6. Exclusión: el elemento discordante se convierte en persona non grata para el resto de compañeros que no están en el Gang Bang. La labor del acosador extendiendo sus redes, termina por afectar a un ámbito más amplio que aquél más inmediato a su víctima.

En algunos casos, la reacción del adversario, revolviéndose contra la actitud marcial y carente de compasión del acosador, se convierte en un elemento más con el que atacarle, la prueba definitiva de que el acosador tiene razón y que la víctima se merece todo lo que le está pasando, con lo que la carente de personalidad cohorte de participantes en el grupo de acoso refuerzan su actitud e, incluso, llegan a reclutar nuevos elementos para su causa.

El resultado del Gang Bang suele ser dispar: a veces claudica la víctima, otras el acosador pierde el interés, en algunas ocasiones la víctima termina desertando.

mp3: Nacho Vegas “Gang Bang”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s