Archivo de la categoría: Uncategorized

Venas de las ciudades


Harakiris en ciernes
sobre días que empiezan
en el mismo punto
de las intermitencias
del espacio
del tiempo
de los ejes cartesianos.

Las mañanas se quedan cortas
para esperar
la arrebatada sinceridad de las alcantarillas.

Las tardes dibujan arabescos
apostando
contra el escarnio de los caminos.

Venas de la ciudad.

Mi reflejo en ventanas opacas
desdiciendo
las maldiciones de los humos
fugitivos.

Me cansan las sillas
y ser el errante
de los desfiladeros.

La cualidad opaca
de sentirme en el banquillo
de los acusados
calienta mis pies
frente a las inclemencias
de éste viaje.

Tormento


Este tormento
de días deshilados
y recuerdos de verano,
ropajes con los que cubrir
las vergüenzas
propias y ajenas
del hombre del saco.

Mientras él dice
que tiene ganas de diciembre
me consuelo con interiores
de invernadero.

Criterios


Enquistados bajo la piel
como una mala costumbre
reciclo tus gestos
en un centro de formación
de atonía.

Será imposible burlar
la fiebre de los colores,
queda cierta esperanza
para las bombas atómicas
con las que amenazar
el desamparo.

El acento de tu voz.

El tercio menguante
de los relojes que nos contemplan.

La estabilidad
sobre la que derruir
las costumbres.

Patrones para cortar
las almas
de los que desaprendimos
a ser incómodos.

Con tanto septiembre…


Originalmente publicado en Instagram

Con tanto septiembre
no me caben las hojas
secas en el pecho.

Odisea en cercanías


Como todas las mañanas llego a Sol a coger el tren de cercanías para ir a Getafe industrial en la línea que va a Aranjuez.

Al llegar, ya veo que hay algo raro y por megafonía van informando de algo con cierto tono histérico e ininteligible. En el panel de información indica que faltan siete minutos para el tren de Aranjuez… y te lo crees.

Según avanzas al andén, te indican que hay retrasos de entre 15 y 20 minutos, que te fijes en los paneles indicadores. El que has visto pone que tu tren va a pasar a las 8:15 así que te lo crees.
Llegas al andén y te indican que ha habido un arrollamiento (eufemismo para suicidio) pero que el servicio se ha restablecido. Así que esperas que se cumpla el horario indicado en el panel.

Pero no.

El supuesto tren de Aranjuez ahora va a Parla. El siguiente que pasa, ocho minutos después, también lleba el mismo destino. El tren a Aranjuez ha desaparecido en un vórtice espacio-tiempo.

De pronto, en el indicador aparece que queda dos minutos para el tren con destino a Aranjuez. Después, durante cinco minutos, pone que falta sólo uno. Y piensas «A lo mejor llego al trabajo». Pero resulta que a cercanías el respeto al usuario le importa algo así como nada, y cambia el tren a Parla. Que debe ser que Parla tiene mucha vida.
Así que esperas a que pase ese tren. Y luego otro que va a Parla. Y al final pone que Aranjuez, pero dudas.

Total, 32 minutos de retraso cuando están informando de retrasos de entre 15 y 20 minutos tampoco debe parecerles importante.

Y sí, este es el tren que sirve. Así que para allá que vamos ¿Llegaremos?

Los números de 2015


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 4.300 veces en 2015. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 4 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Los números de 2014


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.200 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 20 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.