Archivo de la etiqueta: poem

“EN TRÁNSITO” DE NEIL GAIMAN


Podéis leer el original aquí.

Como “Las cazadoras de hongos”, publicado en esta entrada, este es un poema original de Neil Gaiman que escribió para un evento poético llamado “El universo en verso” organizado por  BrainPickings.

Este poema está dedicado al astrónomo Arthur Eddington cuyo trabajo obteniendo imágenes de eclipses permitió que Albert Einstein confirmara la teoría de la relatividad que le catapultó a la fama. El poema se hace eco, además, de la relación que estableció Eddington con Charles Trimble, la única que consiguió que se saltara su monástica disciplina.

En un sólo poema, Gaiman aúna la historia de la ciencia y una historia de amor imposible.

EN TRÁNSITO (para Arthur Eddington) por Neil Gaiman

1.

Para encontrar la multitud en lo singular
sudó bajo cielos extranjeros
para ver las estrellas tras el sol.

Así que el espacio y el tiempo fueron desmadejados
la realidad se hizo patente.
Encontramos la multitud en lo singular.

No hay fotografía, ni una,
que muestre la mente tras los ojos.
Él vió las estrellas tras el sol.

No fue una espada o cuchillo o arma
una simple foto cercenó los nudos.
Encontró la multitud en lo singular.

La luz se curva a nuestro alrededor. Así que corremos
mientras la gravedad reclasifica
las estrellas que vemos tras el sol.

Para ver el mundo más allá de los cielos,
para conocer la mente detrás de los ojos,
para encontrar la multitud en lo singular
nos mostró las estrellas detrás del sol.

2.

Sin que le jodan, o de alguna manera retirado,
en el sentido peculiar del término. La jubilación nunca será una opción.
El caballero cascarravias con el sombrero que entiende
qué signigican los números
recuerda un paseo en bicicleta cuando era más joven.

El humo de los cigarros que no fuma golpea sus pulmones
mezclándose con el zumbido del alcohol que nunca bebe
la sociable cerveza tras el paseo por el campo que le daba tanta sed.
Y después se tumbaban sobre la hierba incipiente.
mirando a las estrellas. Juntos. Todas las estrellas.

Contables como las palabras en una Biblia,
contable como los cabellos de la cabeza su amigo,
todo contable, y por esa razón nunca se tocaron realmente.
La sombra de la prisión la desgracia quizás cerniéndose entre ellos
como la sombra de un eclipse.

Y en otra vida, en otro tiempo,
para ver las estrellas detrás del sol,
toma fotografías
batallando contra la cobertura de nubes. Convirtíendose
en aquello que ocurrió en Principe,
cuando demostró que el alemán tenía razón,
que la luz tenía peso,
año y medio después del armisticio.
Un popularizador que no cortejaba la popularidad.

En algún momento un niño contará estrellas.
En algún momento un hombre fotografiará la luz.
En algún momento su dedo jugará con la barba incipiente de otra mejilla
y por un momento todo es relativo.

Aquí podeis ver al autor leyendo su poema

The Universe in Verse: Neil Gaiman reads “In Transit,” his tribute to Arthur Eddington from Maria Popova on Vimeo.

En este vídeo podéis ver una animación que recrea el momento en el que Arthur Eddington tomó las fotos del eclipse que demostraron la teoría de Einstein.

The Eclipse that made Einstein Famous from Massive Science on Vimeo.


Breve historia del capitalismo


Les permitimos
que privatizaran el sol.

No nos importó demasiado
que lo hicieran con el llanto
o la melancolía,
la morriña
o la tristeza de los domingos.

Un día, sin darnos cuenta, nos
privatizaron la sonrisa,
la risa
y la carcajada.

Y las caricias a deshoras.

Y los fugaces besos furtivos,
esos que no sabes si son besos
o un avance de lo que vendrá.

Después nos privatizaron el amor.

Y nos convirtieron en suicidas.

Venas de las ciudades


Harakiris en ciernes
sobre días que empiezan
en el mismo punto
de las intermitencias
del espacio
del tiempo
de los ejes cartesianos.

Las mañanas se quedan cortas
para esperar
la arrebatada sinceridad de las alcantarillas.

Las tardes dibujan arabescos
apostando
contra el escarnio de los caminos.

Venas de la ciudad.

Mi reflejo en ventanas opacas
desdiciendo
las maldiciones de los humos
fugitivos.

Me cansan las sillas
y ser el errante
de los desfiladeros.

La cualidad opaca
de sentirme en el banquillo
de los acusados
calienta mis pies
frente a las inclemencias
de éste viaje.

Tormento


Este tormento
de días deshilados
y recuerdos de verano,
ropajes con los que cubrir
las vergüenzas
propias y ajenas
del hombre del saco.

Mientras él dice
que tiene ganas de diciembre
me consuelo con interiores
de invernadero.

Criterios


Enquistados bajo la piel
como una mala costumbre
reciclo tus gestos
en un centro de formación
de atonía.

Será imposible burlar
la fiebre de los colores,
queda cierta esperanza
para las bombas atómicas
con las que amenazar
el desamparo.

El acento de tu voz.

El tercio menguante
de los relojes que nos contemplan.

La estabilidad
sobre la que derruir
las costumbres.

Patrones para cortar
las almas
de los que desaprendimos
a ser incómodos.

Partes meteorológicos


Sinceramente
ya que las palabras huyen
fugitivas
presurosas
entre el verbo y el adjetivo,
rindo cuentas a las nubes,
al viento pasajero
que una vez besó mis labios
y mesó cabellos ajenos
eso es, mesó cabellos ajenos,
a la lluvia traicionera
que una vez
y dos, y tres…
he dicho, una vez
quiso venderme al peor postor.

Los anticiclones
que alargaron los estios
ahora huyen
a dos voces
te esquivan

Dorados rayos de sol
que aquella vez
me devolvieron lo que había
perdido.

Reten éstas palabras en tu memoria
recuérdalas
apúntalas
rezalas cada noche
alguna vez podrás
necesitarlas.

Sibilina demo(nio)cracia


Todos los fríos de los días de cuchillos
y las cucarachas con corbata y toga
que pierden el tiempo
en la vivisección de desayunos
que se prolongan hasta la hora de la cena.

Lo único que nos hace iguales
es la parca,
terminamos por creernos que
la democracia es para los ilusos
la democracia es para los que la fe
pasa por los cuentos de hadas
la democracia es para los que puedan
pagarla como a un amor eterno
de esos de anuncios por palabras.

Nos jactamos de ser invulnerables.
y por las noches volvemos a ser los niños
con las rodillas de arañazos
y aventuras,
tapándonos la cabeza
para que no nos vean nuestros miedos.

Se nos amontonan las consignas en la boca,
los símbolos en las fotografías.

Impertinente, la realidad
se sirve otro copazo de ginebra.
Habla de tiempos pasados
que no fueron mejores
que no fueron peores
pero que se acodaban
en la barandilla de la ignorancia.

Cronotopo


Los versos
eran pista de baile.

Las palabras, espoletas.

Sin ser capaces de evitarlo
inventamos pasos de baile
donde antes había tickets, multas y post-its.

Quien siembra voces, recoge gritos.

El que siembra reproches, cosecha desplantes.

Berlín Estival


Os dejo un poema del libro que estoy terminando “La luz, mientras duela”. Adivinad dónde estuve de vacaciones.

Berlin estival

En Berlín la lluvia
es fría y horizontal,
con charcos que son caleidoscopios
y reflectan pasos fractales
a cada paso de límites
con colores en sordina.

Las paredes sudan brillantina.

Los solares buscan identidades
entre la herrumbre y la herencia.

Los pretéritos se asumen imperfectos
como un sistema de enseñanza
en perpetuo movimiento.

Las medianeras hablan,
vociferan, recriminan
con conciencia de tumor,
penitencia con guirnaldas floreadas.

Y nosotros pasamos de puntillas,
obnubilados e indiscretos
como esos visitantes
de casa ajena
que abren los armarios del baño
cuando van a mear.

Días 1 de septiembre


Queremos que

todos los días de

septiembre

sean día 1 para

que el verano

no se aleje demasiado.