Fausto


Hay momentos
en que eres tan inocente
como un niño
con una granada en el bolsillo.

Otras veces
tus labios
se desvelan como minas.

Desconcierto.

Y tus gestos
abarcan todo el espacio
todo el tiempo
y me robas
el horizonte.

Anhelo.

Cuando me despisto
descubro la traición
de un temblor
-leve-
en tus palabras.

Escarnio sobre tus labios.

Y el reloj avanza.

No puedo suponer
ni imaginar
otra forma de odiarte
más que fingir desprecio.

Desconcierto.

Es que no sé por donde vienes.

Es que no sé adonde vas.

¿Crees que en algún momento
podrás devolverme el alma?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s